EL DELTA EN LLAMAS: INCENDIOS EN LAS ISLAS DEL BAJO PARANÁ

En lo que va del año, se detectaron mediante datos satelitales más de 3700 potenciales focos de incendio en el Delta del Paraná. Como otros conflictos ambientales y políticos, las quemas indiscriminadas de pastizales y sin planificación dejan expuesta la falta de una discusión colectiva sobre los criterios de uso del territorio. Patricia Kandus, Natalia Morandeira y Priscilla Minotti, investigadoras del Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental de la UNSAM, analizan la problemática.

Por Patricia Kandus, Natalia Morandeira y Priscilla Minotti, investigadoras del 3iA

Un territorio fluvial que se prende fuego. Suena a oxímoron, pero los humedales del Paraná no son solo el río sino también la extensa planicie que los rodea: un mosaico de bañados, pajonales, pastizales, bosques y lagunas entreveradas con arroyos interactuando con toda la población isleña, la fauna nativa y el ganado. El Delta del Paraná ocupa unos 19.300 kilómetros cuadrados, cerca de los principales centros urbanos de la Argentina. Hoy, desde esas islas se levantan columnas de humo que llegan a Rosario, San Nicolás o San Pedro, y la alarma crece. 

Para sumar complejidad (y preocupación): el 2020 es un año de extrema sequía en el Delta, producto de una bajante histórica del río Paraná. Los suelos secos de zonas antes anegadas, con mucha materia orgánica, así como la vegetación seca en pie, resultan en material combustible y dificultan el control de los incendios.

El fuego en contexto

La quema de pastizales es una práctica de manejo que ocurre en el Delta del Paraná, aunque no es abiertamente reconocida. En las islas de este área, más del 80 % de la vegetación es herbácea y sumamente diversa, mientras que apenas el 4 % está ocupado por bosques nativos y otro tanto lo ocupan las plantaciones forestales. Esto contrasta con la imagen que tenemos de las islas, porque más allá de su belleza y diversidad, los bosques suelen estar en albardones, a la vera de los ríos y arroyos que navegamos, lo que nos hace pensar que toda la isla es así. Lo que se suele quemar son los humedales herbáceos y con ello se afecta también su enorme biodiversidad. Las islas poseen una enorme variedad de humedales donde se han citado más de 700 especies de plantas vasculares y una diversidad de fauna litoraleña que usa estos ambientes como hábitat (al menos 50 especies de mamíferos, 260 de aves, cerca de 300 de peces, 27 de anfibios, más de 30 de reptiles y una enorme variedad de invertebrados).

Hoy la denuncia penal presentada por el ministro de Ambiente contra quienes presuntamente iniciaron incendios intencionalmente convive con el silencio de la mayoría de los propietarios y arrendatarios.

Ver nota completa: http://noticias.unsam.edu.ar/2020/06/25/el-delta-en-llamas-incendios-en-las-islas-del-bajo-parana/

 

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en pinterest
Compartir en whatsapp

Articulos relacionados

Registro de Contacto

Cookies del sitio web y su privacidad: lea cómo nuestro sitio utiliza cookies funcionales. Más información​.

Cookies del sitio web y su privacidad: lea cómo nuestro sitio utiliza cookies funcionales.

X