Modo coima. El camino de Martín Negri, de Leandro Aparicio

Un ingeniero inspector del organismo que debe controlar la contaminación de las empresas en suelo bonaerense se suicida y deja 500 horas de grabaciones en las que desnuda una trama de corrupción, desidia y caja negra en el Polo Petroquímico de Bahía Blanca. El abogado de los casos de Daniel Solano y Facundo Castro, que acompañó a Martín Negri en sus denuncias por contaminación, realizó un documental-ficción impactante, premiado en Panamá.

Por Lucas Pedulla.

Un operario ingresa una mañana a su puesto de trabajo en la refinería de Petrobras, enciende la luz, y la sala de operadores explota. El trabajador muere y otro queda internado. Es el 10 de agosto de 2011 y no es el primer hecho que ocurre en el Polo Petroquímico de Ingeniero White, a 15 kilómetros de Bahía Blanca, cuyos vecinos hace años denuncian la contaminación del aire, de las casas, de los peces de la ría, las explosiones, los escapes de cloro amoníaco, y hasta sufrieron una brutal represión en 2009 por querer, simplemente, una vida digna.

El abogado Leandro Aparicio duda en tomar el caso. No sólo está investigando y acompañando la causa por la desaparición forzada del trabajador rural Daniel Solano en Choele-Choel, sino que sabe lo que tiene enfrente. Finalmente acepta. Presenta una denuncia penal por contaminación y un amparo ambiental con medida cautelar de clausura. 

Le recomiendan ir a ver a un ingeniero llamado Martin Negri, recientemente despedido de su lugar de trabajo: el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS), el ente de contralor de la política ambiental en suelo bonaerense. 

Aparicio se encuentra con una persona asediada tras dos años y medio de acoso laboral por denunciar los entramados oscuros entre el organismo y las empresas. Pero a la vez, el ingeniero contaba con mucha información acerca de los gigantes del Polo Petroquímico. Negri ayuda, declara, aporta pruebas y contexto para entender una trama de corrupción que involucra operadores y funcionarios. 

Negri, el 13 de octubre de 2012, se mata de un disparo. Tenía 40 años.

Cuando Aparicio le dice a la familia que quiere hacer un documental sobre su denuncia, llega el momento de la sorpresa: le aportan, entre cajas, carpetas y archivos, lo impensable: tres cds con 500 horas de grabaciones que Negri realizó con su teléfono desde el 29 de junio de 2010. El abogado descubre que incluso él aparece en esas grabaciones en las que Negri documenta todo. Y “todo” es desde el maltrato laboral hasta la ceguera del organismo.

“A pesar de ser una profesión ingrata, me dio la posibilidad de conocer, defender y contar historias increìbles”, dice Aparicio en el comienzo de ese documental, nueve años después, sobre su profesión. “Esta que les voy a contar es una de ellas”.

Trama kafkiana

Leandro Aparicio es abogado (hoy acompaña, junto a Luciano Peretto, a Cristina Castro por la desaparición forzada seguida de muerte de su hijo Facundo) y es cineasta, “por prepotencia, no por título”, dice, ya que en verdad estudió Guión, pero ese deseo lo llevó a valerse de lo audiovisual como otra herramienta más de denuncia. Así, en 2013, estrenó ¿Dónde está Daniel Solano? Diario de una causa, que puede verse en YouTube. 

El trabajo sobre Martín Negri le llevó seis años, pero particularmente un verano entero en su casa escuchando las 500 horas de grabaciones. “Sobre todo, para entenderlo. Lo que me llama mucho la atención es la cuestión kafkiana burocrática: una persona que trabaja en un ente del Estado, que tiene cierta autonomía porque está a 700 kilómetros de los controles, pero que está sometido a todo tipo de arbitrariedades como que no te paguen los viáticos, los maltratos, el abandono del gremio, las verdugueadas. Un combo que lo degrada en términos de dignidad”.

Aparicio contó con la colaboración de otros profesionales que sumaron sus conocimientos técnicos para dejar una obra sensible en sus 103 minutos de duración: Rafael Guzmán en Dirección Técnica, Montaje y Puesta en Escena; Julián Cantaro, en Dirección de Fotografía; y Sebastián Berenguer, en Casting y Dirección de Actores. Es que entre los hallazgos, está la ficción: el relato se sostiene a través de los propios audios de Negri, que son interpretados por actores y actrices que hacen lipsync (o sincronía de labios), ya que todo lo que se oye son las voces reales de personas reales. De forma intercalada, hay material de archivo (notas periodísticas, informes televisivos, causas judiciales), y la aparición del propio Aparicio como personaje.

“La forma más simple y fácil de contar una historia es ser narrador testigo en primera persona”, explica la decisión. “Me pasó en Solano y acá me permitía explicar muchas cosas, como el por qué del acceso a las grabaciones. Para eso tengo que contar que soy abogado. Además, en ese contexto muere mi viejo”. Esa noticia está también registrada en las grabaciones de Negri, donde Aparicio le dice que está viajando a Algarrobo, su pueblo natal. “Me da la posibilidad de explicar brevemente el contexto de mi vida. La película podría haber sido más minimalista, pero necesitaba contexto para cosas que, por sí solas, no se entienden”.

El cineasta José Celestino Campusano le recomendó el recurso de la ficción por sobre el documental: “Me dijo que iba a tener más llegada”. El film ganó el premio de Mejor Ficción en el Bannabá Fest, el Festival Intenacional de Cine de Derechos Humanos de Panamá. Hoy sigue su camino de presentación en festivales.

“Inspeccioná y no veas nada”

Negri era ingeniero agrónomo, recibido en la Universidad Nacional del Sur, planta permanente del OPDS e inspector de la Unidad de Respuesta Rápida de Bahía Blanca. Designado en 2007, su función era generar un nexo entre el organismo y la Subsecretaría de Medio Ambiente municipal por el control de las empresas que integran el Polo Petroquímico. En 2009, el entonces gobernador Daniel Scioli designó al exintendente de Pilar, José Molina, como titular del OPDS, quien nombra a la secretaria de Medio Ambiente de ese distrito, Verónica Gladario, en un puesto clave de dirección del organismo. “Al poco tiempo de iniciada la gestión, ya se perfila una metodología de trabajo despótica, sin sujeción a leyes, reglamentos o protocolos”, describe el film. “Puntualmente en el caso de Martín, enviándole órdenes orales que contradicen a las escritas y oficiales”. Algunas de ellas:

“Andá y clausurá y que después hablen conmigo”.

“Inspeccioná y no veas nada”.

“Hacelos mierda”.

Negri empieza a negarse y reclama a través de una carta que le paguen viáticos adeudados y le devuelvan su camioneta de trabajo. El camino que Negri comienza a documentar allí es de un permanente maltrato, mientras describe el funcionamiento del organismo respecto al (no) control de las empresas. Un ejemplo: una de sus compañeras le revela que el OPDS cobra los certificados de aptitud ambiental entre 5.000 y 50.000 pesos (de esa época). Le cuenta: “¿Qué pasa? La mitad de los lugares a los que voy no existen. Hay empresas que se caen a pedazos, que hay que demolerlas, que se van a prender fuego mañana, que van a volar a la mierda pasado. Y le están dando el certificado. ¿Para qué? Para recaudar plata”.

Negri deja plasmado en sus grabaciones un mecanismo de caja y de extorsión con la política ambiental como entretelón de fondo. Aparicio: “Martín me ayudó a entender: lo que está hecho para controlar la contaminación opera como caja negra para recaudar plata para la política. Desde Scioli hasta Macri. Otra de las empresas que aparece es Profertil (producción y comercialización de fertilizantes), que Martín denuncia que llena de amonio y amoníaco todas las napas de Ingeniero White. Gladario no sólo no clausura sino que nunca quiso saber nada más: sólo quería saber qué hacía Profertil para después ir y extorsionarlo”.

Las causas judiciales, además, naufragaron por el pantano de la competencia provincial o federal, que pueden tardar hasta 7 años en emitir una sentencia. Aparicio apela entonces a otras fuerzas, porque es un milagro que todo no haya volado por los aires: “En Bahía estamos a la merced de la buena suerte y la Providencia”.

Lo que deja Negri

Negri no llegó a ver que, 145 días después de su suicidio, un juez ordenaría la clausura de Petrobras. A través del amparo, Aparicio constató que tenía el permiso de descarga de efluentes gaseosos vencido desde el 2003 y el certificado de aptitud ambiental, desde 2009. También el plan de remediación y readecuación que se le impuso tras la muerte del trabajador en la explosión. “Estuvieron una semana para clausurarla toda, porque no es apagar la luz y listo, sino que es por sectores”, recuerda Aparicio.

El documental muestra ese momento cumbre en la imagen de Aparicio desde Petrobras: “En el CTE (Comité Técnico Ejecutivo, órgano municipal financiado con recursos de las propias empresas) opera una ineficiencia total. En el OPDS, una corrupción total. Y hay que, para no generalizar, destacar las acciones de aquellas personas que no se dejan corromper, como el ingeniero Martín Negri, que fue el primero que clausuró Petrobras y que lo echaron del OPDS, lo persiguieron y se terminó suicidando”.

A las dos semanas, Petrobras había reabierto.

El último –y duro– tramo del espiral de corrupción, denuncias y depresión de Negri está reflejado en conversaciones con familiares y amigos. “Siempre tengo la disyuntiva de si él ya había tomado la decisión mucho antes; si esas grabaciones las hizo para acreditar todo o para que alguien pueda contar lo que él no pudo”, piensa hoy Aparicio.

Sea cual fuera la respuesta, aquí está su camino. 

Nota completa:

Modo coima. El camino de Martín Negri, de Leandro Aparicio

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Articulos relacionados

QUIÉNES SON LOS DIRIGENTES Y LOS SECTORES QUE BUSCAN FRENAR LA LEY DE HUMEDALES

Los incendios de los últimos meses en el Delta del Paraná volvieron a poner en el centro de la escena la urgencia de sancionar una ley que regule las actividades en los humedales, pero al mismo tiempo dejaron expuestos a los sectores que utilizan el fuego como el primer engranaje para poner en marcha sus negocios…

Registro de Contacto

Cookies del sitio web y su privacidad: lea cómo nuestro sitio utiliza cookies funcionales. Más información​.

Cookies del sitio web y su privacidad: lea cómo nuestro sitio utiliza cookies funcionales.

X